LCRDMonografías

Clasificación de las lesiones por presión

Las lesiones por presión (LPP) son un problema muy antiguo y tenemos constancia de su existencia desde el comienzo de la historia, afectando a cualquier persona sin distinción de la raza, religión y/o condición social.

El objetivo de clasificar y categorizar las lesiones relacionadas con la dependencia (LCRD), es una forma de ordenar, guiar, clarificar y conducir para que el abordaje tanto en prevención, como en el tratamiento permita obtener los mejores resultados posibles (1). En el año 2014 se publicó la guía de prevención y tratamiento de las LPP avalada por las asociaciones americana, europea y del pacífico (NPUAP, EPUAP, PPPIA) (2), donde se determinan 6 categorías en función de la severidad de las LPP, que se establecen en base al plano de afectación de los tejidos cutáneos:


Imagen 1: Categoria I (1)

Categoría I: Eritema no blanqueante


Categoría II: Pérdida parcial del grosor de la dermis que se presenta como una úlcera abierta poco profunda con un lecho rosado, sin esfacelos. También se puede presentar como una ampolla/flictena y/o úlcera brillante o seca sin esfacelos ni moratones.


Categoría III: Pérdida del grosor total del tejido. La grasa subcutánea puede estar visible, pero ni hueso, tendón o músculo están expuestos. Puede tener tunelizaciones y excavaciones bajo los bordes.


Categoría IV: Pérdida de tejidos completa con hueso, tendón o músculo expuestos. A menudo tiene tunelizaciones y excavaciones bajo los bordes.


No estadiable:profundidad desconocida: Pérdida completa de tejido en la que la base de la úlcera está cubierta por esfacelos y/o escara.


Sospecha de lesión de tejidos profundos (LTP), profundidad desconocida.


Las LTP fueron descritas por primera vez por el Dr. Paget en 1874.  A partir del 2003 la NPUAP empieza estudiar estas lesiones para introducirlas en la clasificación de las LPP. Pero quizá lo más interesante se publicó en 2016 donde Cox y col., evidenciaron a través de la termografía, lo que se conoce como la afectación o deterioro de tejidos profundos (3).

Resulta de gran interés clasificar las LPP dentro de las LCRD haciendo hincapié en la importancia de entender cuáles son los mecanismos de producción de las LTP, debido a la gran dificultad de conocer el plano de afectación de este tipo de lesiones (4).

En lo que respecta a su inicio, la propuesta de Black y cols, (5,6) indica que:

  • Las LTP se presentan como un tejido de color marrón o violáceo en zonas del cuerpo sometidas a presión, aunque inicialmente pueden detectarse debido a una induración del tejido con cambios de temperatura ocasionados por la actividad enzimática.
  • Las LTP comienzan en la interfaz hueso-músculo.
  • Las heridas traumáticas e isquémicas se han de considerar en el diagnóstico diferencial, al igual que algunas enfermedades dermatológicas que pueden manifestarse con coloración púrpura de la piel.
  • Las LTP que evolucionan con la rotura del tejido se deberán clasificar de acuerdo al plano de afectación de los tejidos.

Desde la National Pressure Injury Advisory Panel (NPIAP) en el año 2020 se está promoviendo, a través de infografías para sensibilizar a los profesionales, la detección temprana de estas lesiones (7).

Debemos de tener en cuenta que con esta clasificación sobre la afectación de tejidos profundos se nos abre un nuevo campo de investigación.

BIBLIOGRAFÍA
  1. García Fernández F, Soldevilla Ageda J, Pancorbo Hidalgo P, Verdú Soriano J, López Casanova P, Rodríguez Palma M. Clasificación categorización de las lesiones relacionadas con la dependencia. Serie Documentos técnicos GNEAUPP No Logroño; 2014.
  2. National Pressure Ulcer Advisory Panel, European Pressure Ulcer Advisory Panel and Pan Pacific Pressure Injury Alliance. Prevención y Tratamiento de las úlceras por presión: Guía de consulta rápida. Emily Haesler (Ed.). Cambridge Media: Perth, Australia; 2014.
  3. Cox J, Kaes L, Martinez M, Moles D. A Prospective, Observational Study to Assess the Use of Thermography to Predict Progression of Discolored Intact Skin to Necrosis among Patients in Skilled Nursing Facilities. Ostomy Wound Manag. 2016;62(10):14-33
  4. Koerner S, Adams D, Harper SL, Black JM, Langemo DK. Use of Thermal Imaging to Identify Deep-Tissue Pressure Injury on Admission Reduces Clinical and Financial Burdens of Hospital-Acquired Pressure Injuries. Adv Ski Wound Care. 2019;32(7):312–20.
  5. Black JM, Brindle CT, Honaker JS. Differential diagnosis of suspected deep tissue injury. Int Wound J. 2016;13(4):531–9.
  6. Black JM, Berke CT. Deep tissue pressure injury: A clinical perspective regarding a condition that evolves under the skin. Innovations and Emerging Technologies in Wound Care. Elsevier Inc.; 2019. 171–81.
  7. EVOLUTION OF DEEP TISSUE PRESSURE INJURY. 2021;72.
AUTORES


Ninguno de los autores declara conflicto de intereses.

Esta información va dirigida a profesionales sanitarios. Si no pertenece a este colectivo, ante cualquier duda, consulte a su enfermera/médico de referencia.

Este artículo cumple las normas de la política editorial y esta bajo licencia de Creactive Commons

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

6 Comentarios

    1. Totalmente! HeridasenRed pretende ser un espacio divulgativo donde podréis encontrar información basada en la evidencia científica, breve, acorde a las últimas recomendaciones publicadas. Conocer la nomenclatura es importante y poner en práctica lo aprendido para para mejorar nuestra práctica clínica

  1. Felicidades, por dar nacimiento a esta iniciativa, que será a buen seguro de utilidad para todos los profesionales que cuidan heridas y sobre todo para aquellos que tiene interés por aprender y compartir conocimientos.💪💪💪💪💪

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Recibe las publicaciones de Heridas en Red en tu mail

SUSCRÍBETE